¿Qué es la incontinencia urinaria?

En relación con la incontinencia urinaria y las pérdidas de orina sigue existiendo, desgraciadamente, demasiado tabú. No hablar de esta problemática genera miedo, vergüenza y sensación de desamparo en las pacientes que lo sufren. Y muchas de ellas piensan que no hay solución para su problema.

Sin embargo, la incontinencia urinaria es una de las patologías más frecuentes en ginecología. De hecho en España se calcula casi el 25% de la  población femenina sufre pérdidas de orina. Por ello, es fundamental conocer bien de qué estamos hablando, cuáles son sus síntomas y qué soluciones ofrece hoy en día la ciencia médica para mejorar la calidad de vida de las mujeres.

Las popularmente conocidas como pérdidas de orina o la llamada incontinencia urinaria en las mujeres consiste, básicamente, en una pérdida de control de la vejiga: la presión de la vejiga es superior a la presión en la uretra. Lo que se traduce directamente en escapes o pérdidas involuntarias de la micción.

Las cuales generan grandes molestias en las mujeres que las sufren, llegando a alterar enormemente su rutina diaria. Y empeorando claramente su bienestar, lo cual puede conllevar problemas psicológicos debido a todas las perturbaciones que tiene este trastorno en la vida afectiva, sexual y laboral. Muchas mujeres se autolimitan y dejan de realizar actividades importantes en su día a día. E, incluso, evitan relacionarse con otras personas debido a este problema.

Por no mencionar los problemas de irritaciones y eccemas cutáneos relacionados, u otras comorbilidades como las infecciones urinarias recurrentes.

¡RECUPERA TU CALIDAD DE VIDA!

¡RECUPERA TU CALIDAD DE VIDA!

Factores de riesgo

¿Cuándo es más frecuente la incontinencia urinaria?

Es importante, por parte del profesional de la ginecología que examine a la paciente, que tenga muy en cuenta los antecedentes familiares, personales, obstétricos y ginecológicos.

Antecedentes familiares

Antecedentes familiares, otras enfermedades, algunos medicamentos. Por otro lado, si existen antecedentes familiares de incontinencia urinaria de urgencia o imperiosa (más adelante analizaremos los tipos), el riesgo también aumenta. Como ocurre con determinadas enfermedades neurológicas como el Parkinson o la esclerosis múltiple; o con la diabetes.

Asimismo, las medicaciones con efectos diuréticos también agravan toda esta problemática. Aquellos vinculados con la regulación de la presión arterial, los barbitúricos o sedantes y los relajantes musculares pueden empeorar las pérdidas de orina.

Incorporación a vida normal

Ser mujer. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de padecer pérdidas de orina en algún momento de sus vidas. Sucesos biológicos propios de la naturaleza femenina tales como los embarazos y los partos, la menopausia y su propia disposición anatómica, son factores muy influyentes en la aparición de la incontinencia urinaria.

Las alteraciones hormonales; cambios de peso muy bruscos (los propios embarazos); partos vaginales que hayan implicado prolapsos (descenso acusado del suelo pélvico que empuja hacia abajo el útero, la vejiga o el intestino delgado…); reducción en la producción de estrógenos durante la menopausia… Todo ello afecta enormemente a las pérdidas graves de orina.

Haber sido sometida a cualquier tipo de cirugía que implique la extirpación de partes del aparato reproductor femenino también es algo que tener muy en cuenta. La histerectomía es una causa muy común de pérdidas de orina, puesto que se han podido producir daños en la musculatura que sostiene el suelo pélvico como consecuencia de la intervención.

Edad

Edad. La edad y el propio deterioro de la musculatura a causa del envejecimiento también es un importante factor de riesgo en la aparición de pérdidas de orina. Los músculos de la vejiga y de la uretra pierden fuerza y la propia capacidad de la vejiga se reduce con los años.

Sobrepeso y obesidad

Sobrepeso y obesidad. El sobrepeso también ha llegado a identificarse como un factor de riesgo relevante. El exceso de peso aumenta la presión en la vejiga y en toda la musculatura de alrededor que influye en la capacidad de retención de la orina.

Tabaquismo

Tabaquismo. Por ejemplo, entre los factores de riesgo vinculados al estilo de vida que influyen en la aparición de este trastorno, se encuentra el tabaco. Fumar aumenta notablemente el riesgo de incontinencia urinaria.

Alimentos y bebidas

Algunos alimentos y bebidas. Lo mismo sucede con determinados tipos de alimentos y bebidas (y con su frecuencia y cantidad de consumo): el consumo excesivo de café, té, infusiones y otros estimulantes; el chocolate; el alcohol; los alimentos excesivamente ácidos; las bebidas gaseosas; las comidas demasiado picantes, etc.

Causas concretas

De la incontinencia urinaria

Por otro lado, a la hora de diagnosticar incontinencia urinaria, se han identificado algunas causas  muy comunes. Entre ellas podemos citar:

Traumas, accidentes o daños neurológicos. Los cuales no tienen por qué estar relacionados con edades avanzadas.

Alteraciones graves del esfínter externo y problemas en la musculatura del suelo pélvico, los cuales afectan directamente a la vejiga.

Lesiones orgánicas del esfínter interno.

También es importante que separemos aquí la incontinencia con larga repercusión en el tiempo de aquella que está íntimamente relacionada con otras enfermedades, problemas o patologías de corta duración. Por ejemplo, las infecciones de orina que irritan la vejiga y aumentan la sensación de tener que miccionar de forma muy urgente y constante. O también el propio estreñimiento: puesto que el recto está muy cerca de la vejiga y se trata de una zona en la que se comparten las terminaciones nerviosas.

láser ginecológico para la incontinencia urinaria

¡LA SOLUCIÓN QUE ESTABAS ESPERANDO!

Tipos de incontinencia urinaria

Las clases de incontinencia urinaria más frecuentes se puede dividir de la siguiente forma:

Incontinencia urinaria de esfuerzo

Incontinencia urinaria de esfuerzo

Aquí las pérdidas involuntarias de la orina se producen cuando se lleva a cabo cualquier tipo de esfuerzo. Desde la práctica de deporte o actividad física, hasta la mera tos o un simple estornudo. Hay numerosos casos de mujeres que experimentan incontinencia urinaria tan solo con agacharse, coger peso, sentarse o ponerse de pie.

Incontinencia de urgencia

Incontinencia urinaria de urgencia o imperiosa

Hace referencia a la pérdida involuntaria de orina que implica un fuerte deseo de orinar. Las ganas de hacer pis en las pacientes son muy intensas y aparecen de repente, sin apenas tiempo de reacción. Por ejemplo, hablamos de mujeres que tienen la necesidad urgente de ir a orinar en mitad de la noche muchas veces. Este tipo tiene mucho que ver con el llamado músculo detrusor (capa lisa muscular que forma parte de la pared de la vejiga urinaria).

Incontinencia urinaria mixta

Incontinencia urinaria mixta

Cuando las pérdidas de orina no se deben únicamente a una de las categorías anteriores, sino que implican ambas, hablamos incontinencia urinaria mixta.

Síntomas más comunes

Para identificar la incontinencia urinaria

láser ginecológico para la incontinencia urinaria

Una de las preguntas clave en las consultas ginecológicas es: ¿se producen escapes de orina al orina al toser, reír, estornudar o levantar peso? Y es que, en efecto, estos son los síntomas más comunes que identifican una incontinencia urinaria de esfuerzo.

A continuación os planteamos algunas preguntas que ayudan a identificar la sintomatología de la incontinencia urinaria en sus diferentes tipos o vertientes:

¿Se te escapan unas ligeras gotas de vez en cuando o has llegado a sufrir escapes de mayor cantidad?
¿Cuántas veces crees que puedes llegar a hacer pis a lo largo del día?
¿Tienes la sensación de que tu vejiga no termina nunca de vaciarse por completo?
¿Cuántas veces te despiertas por la noche con unas fuertes ganas de orinar?
¿Cuánto tiempo (segundos, minutos, horas…) dirías que eres capaz de aguantar la orina como máximo?
¿De vez en cuando notas escapes de orina inmediatamente después de sentir unas irremediables y repentinas ganas de hacer pis?

Sin duda, también es muy importante identificar aquí los síntomas asociados que se corresponden con otro tipo de disfunciones del suelo pélvico. Por ejemplo, el ya mencionado prolapso. O también disfunción sexual o dolor pélvico.

DESCUBRE EL LÁSER GINECOLÓGICO

¿Existen soluciones efectivas ante la incontinencia urinaria?

Sí, existen. En los casos más leves o casi anecdóticos (aquellos que suelen relacionarse con infecciones de orina o hábitos de vida poco saludables), cambiar ciertas rutinas, mejorar la alimentación, ejercitar el suelo pélvico con el método Kegel y hacer ejercicios de fortalecimiento de los músculos de la vejiga es algo muy recomendable.

No obstante y como es lógico, la gran mayoría de los casos son de mayor gravedad. Pero en el ámbito ginecológico existen diversas soluciones muy efectivas: tratamientos farmacológicos, otros que no implican medicación, quirúrgicos o no quirúrgicos… Especialmente, si estamos ante casos de incontinencias leves y moderadas, podemos encontrar tratamientos de última generación, indoloros y de gran eficacia demostrada.

La última tecnología nos conduce, por ejemplo, al láser ginecológico Gynelase™. Esta nueva terapia láser consigue la retracción de la cara anterior de la vagina con la consiguiente mejoría en los problemas de incontinencia. Este novedoso procedimiento se aplica en consulta de forma fácil y sencilla para la paciente, evitando ingresos hospitalarios e intervenciones de tipo quirúrgico.

¿Quieres saber más? No dudes en consultarnos. Te ayudaremos a mejorar, significativamente, tu calidad de vida.

láser ginecológico para la incontinencia urinaria

Pide Cita

¿Tienes alguna pregunta o necesitas más información? Nuestro equipo estará encantado de ayudarte y solucionar tus dudas. Ponte en contacto con nosotros a través de este formulario, nuestra dirección de e-mail o por teléfono ¡También atendemos WhatsApp!

Consulta de ginecología

Atendemos pacientes privados y de sociedades de seguro médico.
Responsable: OBSGYN SL | NIF/CIF B80042005 | Domicilio: Calle Castello 35, 1 Ext. Izda. (Barrio Salamanca), 28001, Madrid Finalidades: para gestionar y mantener los contactos y relaciones que se produzcan como consecuencia de la relación que mantiene con la clínica de ginecología OBS-GYN. Legitimación a su consentimiento, así como para la ejecución de un contrato, procediendo éstos del propio interesado titular de los datos. Destinatarios: Sus datos no serán cedidos a ninguna empresa, salvo obligación legal. Derechos: puede acceder, rectificar y suprimir los datos, así́ como otros derechos, como se explica en la información adicional.